Conoce si vale la pena invertir en el chatbot en Facebook

Conoce si vale la pena invertir en el chatbot en Facebook

Según un estudio reciente solamente el 5% de las marcas más conocidas han realizado una inversión para crear un chatbot en Facebook. Lo increíble es que el 51% de los usuarios les parece una herramienta útil que proporciona un servicio básico.

Y para poder entrar a este medio y ofrecer un servicio básico de calidad hay que tener una estrategia para lograr el servicio que esperan los usuarios.

Es momento de conocer el chatbot en Facebook

Lo primero que debemos saber es que los chatbots son programas que funcionan gracias a una inteligencia artificial logrando mantener una conversación con las personas, es decir un software que puede comunicarse.

Y aunque el primer mensaje del chat pueda parecer normal lo sorprendente es que, aunque las respuestas sean automatizadas se basan en lo que el usuario haya escrito.

Y si estamos hablando de marketing digital es el momento perfecto para que muchas marcas reconocidas y empresas aprovechen para hacer acto de presencia en este nuevo canal que va muy en serio.

Y es que quien se precie en ser un comunicador digital debe voltear a ver el chatbot en Facebook.

Una de las principales razones para invertir en este chatbot es la respuesta inmediata que ofrece a los usuarios. Esto canaliza los clientes potenciales ya que van a poder recibir la información que necesitan y la solución a sus inquietudes al momento.

Todo esto aumenta los negocios sin necesidad de hacer un esfuerzo. Y podrá utilizar su tiempo en realizar esas tareas más importantes que requieran sin necesidad de descuidar a los clientes y logrado que los mismos queden satisfechos con el servicio.

Muchas veces las marcas pierden su imagen en la parte de atención al público al no responder a muchos de sus clientes. Con chatbots se podrá mantener la imagen de la marca.

Pero para evitar cualquier inconveniente con esta herramienta no podemos tomarnos a la ligera la creación del sistema. Es importante que las respuestas automatizadas no sean las mismas que podamos encontrar en la web.

Es importante saber sus objetivos y necesidades y cómo la marca puede dar una respuesta eficaz al consumidor. La base de conocimiento que alimente a los robots debe ser amplia.